Hechos con sabor a frutos secos

La historia completa de la avellana

Un manjar de las tierras al este de Grecia

La Morella Nuts cultiva sus deliciosas avellanas en Tarragona, una provincia del noreste
de España. Sin embargo, los orígenes del avellano se encuentran en Turquía.
Presumiblemente llegó a España de manos de los griegos, que fundaron diversas colonias
(o apoikia) en la península durante la Época Clásica. Los griegos descubrieron las
avellanas cuando colonizaron Turquía y rápidamente quedaron prendados
de tan excepcional sabor.

Datos interesantes: Los griegos bautizaron con el nombre de Anatolia la región turca que
colonizaron, término que deriva de la palabra griega que significa 'amanecer'.
El sol sale por el este, por lo que es de suponer que idearon el nombre para
indicar que la región se encontraba al este de Grecia.
A delicacy from the land east of greece
doing things differently

La gran crisis de la filoxera: una bendición para el cultivo de avellanas

La elaboración del vino era una fuente importante de ingresos para los españoles de 1800. Sin embargo, durante la segunda mitad del siglo XIX, la crisis de la filoxera golpeó con fuerza los cultivos vinícolas de Tarragona. Viñedos enteros resultaron infectados e innumerables agricultores perdieron su medio de vida. Afortunadamente, en una reunión de emergencia de los agricultores en Reus surgió la brillante idea para capear el temporal: los agricultores sustituyeron sus viñedos por campos de avellanos. De esta forma, encontraron una nueva fuente de ingresos rentable que, al mismo tiempo, limitó la propagación de la filoxera en Tarragona. En la actualidad, Reus es por méritos propios el centro productor de avellanas de toda Tarragona, que a su vez representa el 88% de la producción total nacional de avellanas en España.

El fructífero viento de La Morella

Morella es el nombre del provechoso viento del sur que sopla sobre nuestros hermosos campos de avellanos.
Recibe su nombre de la cima más alta del macizo del Garraf y desempeña el papel de Cupido
durante la temporada de polinización de mediados de invierno: el viento mueve las flores masculinas
(denominadas amentos) y transfiere su polen al estigma de las pequeñas flores rojas femeninas.
Con el tiempo, éstas producen deliciosas avellanas durante los meses de verano,
que recolectamos con el máximo cuidado y celeridad, a fin de preservar su excepcional calidad y sabor.
doing things differently

Deliciosamente sanas

Las investigaciones científicas revelan que el consumo de avellanas reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y mejora notablemente los niveles de colesterol malo.* Las avellanas están llenas de grasas monoinsaturadas que reducen los niveles de colesterol malo (LDL) y aumentan los niveles de colesterol bueno (HDL) en el flujo sanguíneo. También son una buena fuente de vitamina E, un antioxidante que reduce el estrés oxidativo, un factor que desempeña un papel fundamental en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y diversos cánceres. De esta forma, las avellanas no son solo increíblemente deliciosas, sino también excepcionalmente saludables.
*El Dept. d’Agricultura, Ramaderia i Pesca de la Generalitat de Catalunya, el Consell Comarcal del Baix Camp y la Fundación Juan Abelló promueven los efectos positivos del consumo de avellanas sobre la salud.

Orgullo nacional que complace al estómago

Las avellanas españolas son apreciadas en el mundo entero. No obstante, los propios
españoles se encuentran entre sus consumidores más ávidos.
Una gran parte de la producción nacional de avellanas se destina a la elaboración
de turrones, un dulce típico navideño.

Otra receta tradicional inmensamente popular en la región española de Tarragona es la
denominada salsa romesco. El romesco es una deliciosa salsa elaborada a base de avellanas,
almendras, tomates y pimientos rojos, servida característicamente como aderezo de pescados,
mariscos o verduras En las tradicionales barbacoas primaverales, denominadas calçotades,
se sirve salsa romesco como acompañamiento con los que aderezar los calçots,
una cebolla tierna típica de Cataluña.

¿Le interesa organizar su propia calçotada? Pruebe esta fantástica receta de sala romesco.
NATIONAL PRIDE THAT PLEASES THE BELLY

INGREDIENTES
6 tomates
3 o 4 dientes de ajo
1 pimiento rojo dulce "ñora"
1 rebanada de pan tostado
100 gramos de almendras
50 gramos de avellanas
Vinagre
Aceite
Sal
Pimienta blanca

ELABORACIÓN
Ase los tomates y los dientes de ajo sobre un fuego de carbón. Después, proceda a pelar los tomates.
En un cuenco, triture los tomates junto con el ajo, la rebanada de pan y los frutos secos.
Una vez molidos todos los ingredientes, retire la pulpa de la ñora y añádala al cuenco.
Utilice una batidora eléctrica para lograr una mezcla homogénea.
A continuación, añada vinagre y aceite.
Para terminar la elaboración de la salsa, añada una pizca de sal y pimienta.
Salpimente al gusto y podrá disfrutar de una sabrosa salsa romesco.
Copyright 2013 - descargo de responsabilidad - privacidad